¿Para qué sirven las clases de preparación al parto?

¿Qué son las clases de preparación al parto?

La Educación Maternal (EM) o Preparación al Parto es el conjunto de actividades que la matrona realiza para contribuir a que el embarazo se perciba de forma positiva y faciliten un parto y puerperio normal en el aspecto físico y emocional, además de favorecer el vínculo afectivo con su hijo.

Desde que se tiene conocimiento de la situación de embarazo, la matrona debe establecer comunicación con la futura madre con el objetivo fundamental de conseguir que la vivencia de su embarazo sea una experiencia natural y gozosa, que su pareja y ella sepan situarse ante los riesgos prevenibles y que tengan normas de comportamiento y cuidados que al final hagan que esta etapa, incluido el parto y el cuidado del recién nacido, esté dentro de un marco positivo y saludable.

¿Cuándo comenzar?

Se recomienda comenzar la Educación Maternal (EM) en la semana 28 de gestación.

¿Qué beneficios tiene?

A lo largo de la historia se han realizado numerosos estudios de investigación tanto en el ámbito nacional como internacional en relación al Impacto de la Educación Maternal en las mujeres y su influencia en algunos
aspectos. Algunos de los resultados de estos estudios, se detallan a continuación:

  • La EM es eficaz para la mejora de conocimientos y hábitos saludables. Las gestantes la consideran útil para afrontar el parto.
  • Ayuda a aumentar la confianza y seguridad en sí mismas, contribuir a crear una actitud más participativa en el parto reduciendo la ansiedad, el temor y el dolor, inculcar hábitos de vida más saludables e información sobre beneficios de la lactancia materna y de la mejora de la funcionalidad del cuerpo de las embarazas (Guillén Rodríguez M. et al).
  • Las mujeres atribuyen a la Educación Maternal, valor para enfrentar lo que significa ser madres, tanto en el conocimiento de los cambios que experimentan, como en la toma de decisiones que realizan de manera libre, informada y con propiedad, lo que les permite gozar con plenitud su embarazo (Aguayo y Angulo 2008).
  • La Educación Maternal proporciona a las mujeres herramientas para manejar la ansiedad (López et al 2009).
  • Las mujeres que han realizado educación maternal planean y preparan el parto de manera más positiva (Correia et al (2010)).
  • Otro estudio sobre una revisión sistemática concluye que las clases de educación para la maternidad/paternidad son una poderosa herramienta para empoderar a la población en la gestación, el parto y el puerperio.
  • La Educación Maternal mejora la funcionalidad del cuerpo de la embarazada, las mujeres perciben una mayor agilidad de movimientos y menor dolor de espalda, también percibe una buena imagen corporal y reduce sus temores (García et al 2003).
  • Las gestantes que han asistido a las sesiones de Educación Maternal durante el embarazo tienen una participación más activa durante el parto (Santiago y Vidal 2004).
  • Las mujeres que realizan los cursos de EM están más relajadas durante el proceso de parto (Campos et al (1994).
  • La Educación Maternal se ha mostrado claramente beneficiosa según algunos estudios con respecto a la duración de los periodos de dilatación y expulsivo, menor uso de instrumentales (forceps y ventosa), menor proporción de cesáreas y sobre todo mayor satisfacción con la que las mujeres viven el parto (Araneda et al 2006, Baglio et al 2003, Pérez 2006, López et al 2009).
  • También consigue beneficios en otros aspectos relevantes del postparto y recién nacido, hay pruebas sobre su efecto sobre el mantenimiento en el tiempo o sobre el número de madres que inician lactancia materna (Dyson et al 2008).
  • Una intervención educativa sobre lactancia en las clases de Educación Maternal previene la aparición de grietas en el pezón de la madre en los primeros días después del parto (Carrasco et al 2010).
  • Se ha concluido que la Educación Maternal brinda beneficios a la madre y al recién nacido. Los recién nacidos de madres que han realizado la EM establecen con mayor frecuencia contacto precoz piel con piel, con todos los beneficios que ello conlleva como son mayor probabilidad de lactar, mayor conducta de apego materno… (Reyes2004, Anderson et al 2008).
  • Los recién nacidos cuyas madres habían realizado Educación Maternal habían requerido menos días de hospitalización que aquellos cuyas madres no habían realizado dicha preparación al parto (Calderón et al
    2010).
  • Otro estudio concluyó la existencia de una influencia entre la asistencia a la Educación Maternal y la presencia de desgarros vaginales, siendo esta asociación inversa (Ávila (2004)).
  • Las clases de preparación al parto pueden reducir las tasas de cesáreas en embarazos de bajo riesgo (Revisión Sistemática Cochrane (2011)).
  • Las mujeres que asistieron a los cursos de preparación al parto están mucho más satisfechas con la experiencia del proceso de parto que las mujeres que no habían asistido a estas clases (Baglio et al (2000)). Esta misma afirmación realizan Bailey et al (2008) y Artieta y Paz (2006), que además añaden que estas mujeres tienen unas vivencias más positivas del parto y una seguridad mayor en la propia capacidad para afrontar el parto y la crianza.
  • Durante el parto, la mujer puede controlar el dolor mediante una serie de estrategias de afrontamiento. La EM brinda la oportunidad a las mujeres a prepararse para un parto menos doloroso (Escott et al 2009)La asistencia a clases de Educación Maternal ha tenido una asociaciónnegativa con el número de partos que acaban en cesárea (Alaghehbandan et al 2005, Araneda et al 2006)

Pero sobre todo, asistir a una buena Preparación al Parto te empodera como mujer porque tener información adecuada sobre lo que pasará antes, durante y después de dar a luz a tu hijo, te ofrecerá mucha tranquilidad.